Inicio » ¿Cómo elegir? » Difusores de riego

Difusores de riego

riegoPartimos de la base que la mejor agua para tu jardín es el agua procedente de la lluvia. Pero la lluvia es caprichosa, y no aparece cada vez que quieres, así que tienes que recurrir a sistemas artificiales de riego para que el césped de tu jardín permanezca verde, fuerte y fresco.

Existen varios tipos de riego, uno de ellos es el  riego con difusores. En este artículo te vamos a mostrar cuándo utilizarlos y cómo hacerlo.

Agua para regar

El agua es el elemento principal para mantener con vida nuestro jardín, y aunque parezca una obviedad debemos destacar su doble función en el riego: hidratar y disolver.
Una falta de riego o un mal uso de los sistemas que disponemos podría acabar con el verde de nuestro jardín.

sustratos

El agua de la lluvia se encuentra exenta de minerales y tiene un pH ácido, de modo que al contactar con el suelo presenta una gran capacidad para absorber y disolver los minerales que hay en la tierra. Por el contrario, si regamos con agua de red (no proveniente de la lluvia), ésta incorpora minerales, como carbonatos cálcicos. Estas concentraciones minerales en el agua de red reducen su capacidad para disolver los nutrientes del suelo. Aunque en el mercado podamos encontrar equipos para eliminar la mineralización, como es el caso de los descalcificadores, al hablar del riego no los contemplamos debido a su elevado coste de mantenimiento.

¿Cuándo debemos utilizarlos?

Como hemos comentado no puedes dejar en manos de la azarosa lluvia el mantenimiento de tu jardín, por lo que tienes que utilizar sistemas artificiales. Existen numerosas posibilidades, pero hoy vamos a hablar concretamente de los difusores.
Los difusores a diferencia de los aspersores son más pequeños y emiten un rocío de gotas pequeñas cuyo patrón semeja a un ventilador. Se recomienda su uso para el riego de espacios de pequeñas dimensiones, como pueden ser conjuntos de flores, arbustos, praderas o céspedes, siempre y cuando la trayectoria del agua no quede tapada por las plantas, arbustos…
Este sistema de riego tiene un alcance de entre 2 y 5 metros, según la presión del agua y la boquilla que lo encabece.

Partes del sistema

boquillas-para-difusor-rain-bird-3078954___621113294671_08101219

Boquillas

Este sistema de riego suele estar constituido básicamente por un sistema de control que incluye generalmente un programador, unas electroválvulas y unos difusores con sus correspondientes boquillas que pulverizan e impulsan el agua hacia las distintas zonas de riego.

Los difusores se caracterizan por un cuerpo central emergente que se eleva cuando recibe la presión del agua y se esconde al nivel del suelo cuando ha terminado el riego, mediante un sistema de muelles. En la parte superior de este tallo se encuentra la boquilla, la cual determina la manera y cantidad de agua que se proyecta. Existe una gran variedad de boquillas. Por eso los fabricantes utilizan un código de colores que las distingue.

img_04308

Todas las boquillas son de arco regulable, mediante un tornillo roscado podemos regular la salida del agua y por lo tanto su alcance. La cantidad de riego (pluviometría) viene determinada también por un orificio en la boquilla, que puede ser de 1mm, 1.5mm, 2mm…

Según la forma de la boquilla se determinará a qué distancia se distribuye el agua: a mayor conicidad de su sección, mayor distancia de alcance. Por el contrario, cuanto más plana sea la sección de la boquilla, más cerca caerá el agua (la trayectoria del agua describirá un arco menor).

Pasos para la instalación

Aunque se trate de un sistema  fácil de utilizar y entender, su instalación requiere una especial atención, ya que si hacemos una mala distribución y gestión de los difusores, el sistema de riego acabará con nuestro jardín. A la hora de determinar la situación y la cantidad de difusores a situar, es necesario hacer un buen estudio de cobertura de pluviometría.

Por esto cada espacio a regar deberá presentar su propio sistema de riego con su distribución y elementos particulares.

  1. Dimensionado y realización del plano de distribución
    Esquema cobertura

    Plano de pluviometría

Debemos concretar la ubicación de las tuberías, las electroválvulas y los difusores. Los equipos se instalarán siempre sobre la base de un plano o un esquema de instalación.

Debes tener en cuenta que:

  • El primer paso es calcular los metros cuadrados a regar y las dimensiones del espacio.
  • La distancia entre los difusores será igual a su alcance (radio de riego).
  • Para obtener un riego uniforme es imprescindible que se solape el riego de los distintos difusores, asegurando de este modo la distribución uniforme de agua y que no queda ninguna zona por regar.
  • El subministro de agua puede ser procedente del agua de red o bien de un depósito.
  1. Determinar el caudal

Saber cuál es el caudal necesario para el riego es imprescindible para realizar un buen estudio de cobertura. Éste determinará la partición del sistema en zonas.

Para ello deberemos dividir el caudal total entre el caudal disponible, obteniendo el número de circuitos necesarios.

  1. Sectorizar la zona de riego

Si el funcionamiento simultáneo de una instalación completa requiere un caudal de 9 m3/h y tu bomba de agua sólo subministra 3m3/h, tienes que dividir el espacio en 3 zonas y circuitos de funcionamiento independientes con electroválvulas. A mayor caudal de la bomba, menos sectores. Con el programador se accionarán las electroválvulas que alimentan el circuito por separado.

  1. Tiempo de riegoriego-automatico-verde-jardin

Para saber el tiempo de funcionamiento de riego basta con saber que las necesidades básicas de agua para un jardín, durante los meses de verano, es una media de 5 l/m2. Teniendo en cuenta que un sistema de difusores con cortina fija de agua proporciona aproximadamente 40 litros/hora, serán necesarios un tiempo de riego de entre 6 y 8 minutos al día.

Dosis de riego

Según el clima y el terreno deberás adaptar el programador a las distintas necesidades de riego:

  • Terrenos arcillosos con partículas finas: absorben lentamente el agua. Deberás adaptar el programador para que funcione durante periodos de tiempo cortos.
  • Terrenos arcillosos con partículas de tamaño medio: coeficiente de absorción promedio. Adapta el programador durante periodos de tiempos más largos y menos ciclos de riego por semana.
  • Terrenos arenosos con partículas más grandes: absorben el agua más rápidamente. Adapta el programador durante periodos de tiempo más cortos y aumenta el número de ciclos de riego por semana.

Esperamos que este artículo sobre la utilización de difusores para el riego de tu jardín te haya servido de ayuda. Si tienes alguna duda o comentario escríbenos y te ayudaremos.

InfoMomentosPiscina

About InfoMomentosPiscina

Somos expertos en piscinas y contamos con una amplia experiencia en el sector. Hemos puesto a tu disposición una tienda online donde encontrarás todo lo que necesites para el cuidado de tu piscina y jardín, y este blog en el que queremos ofrecer información de utilidad para que tu mismo puedas hacerte cargo de ellos.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Login